Hoy quiero enseñaros una receta para San Valentín espectacular. Se acerca el día de los enamorados, y debemos ir pensando qué regalo hacer, o cómo vamos a disfrutar del día.

El día de San Valentín, para mí es un día para pasarlo con tu pareja, un día íntimo para los dos. Y estaba yo pensando qué hacer, o qué regalar. Y dando vueltas y vueltas he decidido que no va ser un regalo como tal. Voy a preparar una maravillosa cena romántica con esta receta para San Valentín.

Mi pareja y yo somos amantes de las barbacoas. Y esta receta para San Valentín va perfecta para hacerla con Carboquick. Os cuento, no tenéis que preocuparos de nada. Solo de comprar una buena materia prima para cocinar.

Carboquick, ¿que cómo es eso?

Pues verás, es una caja de autoencendido. La cual cuando la abres enciendes unas pestañas, que introduces prendidas dentro de la caja y esperas 35 a 45 minutos, y tienes listas las brasas para el cocinado. Y lo más sorpréndete que no tengo que utilizar pastillas de encendido que sabéis lo mal que huelen y saben.

Así que, con mi lubina, mis buenas verduras y mi Carboquick no tengo que preocuparme de nada, solo de disfrutar de mi noche romántica con mi pareja. Y ahí va mi receta.

Receta para San Valentín: Lubina a las Brasas

receta para san valentín

Ingredientes:

  • Pescado: Una lubina fresca tamaño mediano para dos.
  • Verduras: Un calabacín, un manojo de espárragos, dos tomates y pimientos de tres colores.
  • Especias: Ajos. Un manojito de perejil, tomillo y un par de limones. Sal, en mi caso me encanta el sabor de las escamas de sal.
  • Y nuestro espectacular aceite de oliva.

Cogemos nuestra lubina y una vez que esté bien limpia, la vamos a abrir por la mitad, en una de las mitades de nuestra lubina vamos a mantener la espina. Ya te contaré luego por qué.
Por otro lado, vamos a preparar nuestras verduras. Cogemos el calabacín y lo partimos en rodajas. Limpiamos bien nuestros espárragos. Lavamos los tomates y los partimos por la mitad. Troceamos los pimientos, dije de tres colores por los sabores diferentes y también por el colorido que le va a dar al plato. Que también es muy importante la estética, todo entra por el ojo.

Todo ello lo vamos a espolvorear con las escamas de sal que le da un sabor muy especial, para mi gusto. Pero por supuesto podemos usar la de toda la vida.

Colocaremos nuestros alimentos en una parrilla giratoria, para hacerlos más cómodamente y que no se nos estropeen cuando los vayamos a dar la vuelta. Tanto el pescado como la lubina son productos muy delicados.

Luego los pondremos sobre las brasas, en mi caso al utilizar Carboquick, no tengo miedo de que se me queme la comida, ya que no hace llamas.

Seguimos…

Mientras hago mi plato en las brasas, cogeré un cazo e introduciré unos ajos cortados y los doraré. Una vez dorados y aromatizados con el aceite, les añadiré perejil muy picado y un poquito de ramas de tomillo. Una vez hecha la mezcla añadiré el zumo de limón al gusto. Todo esto lo reservaré hasta que nuestro pescado y verduras estén listo para servir.

Una vez acabado de hacer lo pondré en una bandeja grande y rociare la mezcla en la lubina y la verdura. Vais a ver el resultado es exquisito.
Ah, una cosa sabremos que nuestra lubina esta lista cuando podamos quitar la espina que habíamos dejado en una de las partes con facilidad.

Y ya está ahora a disfrutar de esta maravillosa cena, y por supuesto de la compañía.
Espero que os haya gustado esta receta. Ah y no olvidéis de echar un vistazo a Carboquick, ¡os va a encantar!